Sulfato de Calcio

El sulfato de calcio es una combinación entre el calcio y el azufre, que se encuentra en abundancia en el entorno natural y que es reconocido popularmente como yeso, por lo que desde la antigüedad es utilizado en las construcciones.

Además de esto, el sulfato de calcio resulta ser de gran utilidad para llevar a cabo múltiples tareas en diferentes sectores de la cotidianidad, siendo utilizado en la cocina, en la medicina, como tratamiento para la nutrición de las plantas, la recuperación del suelo y fertilizante de diferentes tipos de cultivos.

Este compuesto es el que se emplea para inmovilizar los huesos en caso de lesiones haciendo con ellos unas férulas que se adapten a cada usuario. Además, este es el material que utilizan los odontólogos para crear los moldes de dentaduras que les ayudan a la confección de aparatos bucales, como planchas, prótesis, retenedores, entre otros.

Por otra parte, este compuesto es uno de los más recomendados en ciertos casos debido a que es biodegradable, contribuyendo con la conservación del ambiente. De igual manera, el sulfato de calcio no es tóxico, por lo que es muy seguro de utilizar y también, es un producto relativamente económico, debido a su fácil obtención del entorno natural y en comparación con compuestos similares en el mercado.

En la construcción, el sulfato de calcio cumple perfectamente como aislante térmico, debido a que no es un material conductor de calor ni electricidad. Sirve para elaborar tizas y es utilizado en la fabricación del cemento.

Se incluye en el proceso de elaboración del vino y de la cerveza, en esta última se emplea en la etapa de cocción inicial para obtener de este producto un realce en su sabor y la textura adecuada, además que le protege la popular bebida de la acción nociva de diferentes microorganismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *