Fosfato de Calcio

El fosfato de calcio es uno de los compuestos químicos con los que nos conseguimos en la leche bovina y en gran proporción en el esmalte dental, lo que le ha valido su reconocimiento como “el mineral del hueso”.

Esta sal que surge de la combinación entre el calcio y el fósforo tiene diversos usos, tanto en el ámbito alimenticio como en el área de la medicina, debido a los beneficios que proporciona en ambas ramas y que han permitido el desarrollo de productos enriquecidos y diferentes técnicas médicas.

 La FDA (Food and Drugs Administration) ha permitido el uso del fosfato de calcio como aditivo de la alimentación, por lo que se puede encontrar en diversos productos dentro de sus propiedades nutricionales para brindar al organismo el calcio que requiere día a día.

De la misma forma, el fosfato de calcio se consigue como suplemento de calcio en cualquier establecimiento farmacológico, por lo que es posible adquirirlo para complementar un tratamiento vitamínico rico en calcio.

Su consumo es recomendado como medida de prevención contra la osteoporosis o para su tratamiento, así como también, para uso de atletas y deportistas, con la intención de evitar los calambres musculares y lesiones en los huesos.

Este compuesto es utilizado en el proceso de horneado del pan, mejorando su consistencia e incrementando su valor nutricional. Así mismo, el fosfato de calcio actúa como regulador de la acidez y reduce los lípidos y el colesterol en la sangre.

Por si fuera poco, en la rama de la odontología se ha incorporado el fosfato de calcio para tratamientos poco invasivos y técnicas de prevención de diferentes problemas dentales con gran efectividad, sobre todo en la protección del esmalte, la reducción de la hipersensibilización dentaria, la disminución de la  presencia de caries,  y la cicatrización en tratamientos bucales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *