El ejercicio físico y el calcio

El cuerpo humano requiere diariamente del consumo de cierta cantidad de calcio, para compensar el gasto que tiene el organismo  en cada una de sus procesos, pues este mineral no sólo sirve para los dientes y huesos, sino que también interviene en diferentes sistemas contribuyendo al óptimo funcionamiento de los mismos.

Sin embargo, para evitar tener un déficit en los niveles de calcio, es indispensable que en la alimentación se incluyan alimentos que repongan un aproximado de lo que se consume.

Claro está que, dependiendo de factores como el género, la edad y la actividad física que realice cada persona, en esa misma proporción deberá ser la cantidad que debe ingerir.

Pero, si se trata de un deportista o atleta de alto nivel, el desgaste que tiene en sus actividades amerita una cantidad de calcio mayor a un adulto que, aún teniendo la misma edad y género, no realiza grandes esfuerzos físicos en su cotidianidad.

Los deportistas necesitan elevar el consumo de calcio, para evitar lesiones en la estructura ósea a causa del impacto o el desgaste que pueda sufrir a causa de la disciplina que practica.

Al aumentar el consumo de este importante mineral, se aumenta la densidad ósea, por lo que se tendrán huesos fortalecidos, con poco riesgo de fracturas y otras lesiones debido a la intensidad del entrenamiento.

Es importante que se mantenga la alimentación balanceada, ya que el desgaste del cuerpo de un atleta es a nivel general, no sólo en los huesos. De igual manera, es fundamental conocer sus límites y no sobre exigirse, para que el cuerpo no sufra con la práctica del deporte.

Siempre que se tenga un malestar o dolencia es necesario acudir al médico, puesto que sólo él como especialista nos brindará las recomendaciones idóneas para mantenernos sanos y seguir disfrutando de la actividad deportiva en la que nos desempeñemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *