Calcio para Embarazadas

Cuando una mujer lleva dentro de sí una nueva vida, para que esta se desarrolle de la mejor manera, debe consumir una dieta rica en vitaminas y los suplementos que indique su médico tratante. Uno de los minerales que debe considerarse a la hora de construir el menú es el calcio, a continuación te explicamos por qué.

Durante el primer trimestre del embarazo se comienza a formar el bebé, por tanto la demanda de calcio del organismo aumenta considerablemente en la medida que este se va desarrollando, pues requiere de este para formar de manera progresiva su corazón, sistema de coagulación, huesos y músculos sanos.

 Pero si no se ingiere la cantidad necesaria, el feto toma de forma automática las reservas de este mineral de la madre para cubrir su necesidad, lo que debilita los huesos y la dentición de la mujer, pudiendo ocasionarle a futuro enfermedades en los huesos como la osteoporosis.

Una vez que alcanzas el último trimestre, vuelve a ser imperativo el consumo de calcio, de hecho los expertos sugieren aumentar su ingesta en un 50% debido a que en estudios se ha demostrado que ayuda en las mujeres embarazadas, a reducir el riesgo de preclampsia y la hipertensión durante el proceso de gestación.

Por ello los especialistas recomiendan el consumo de productos lácteos, ya que contienen una fuente importante de calcio. Pero además, podemos incorporar en la dieta de la mujer embarazada alimentos como las legumbres (garbanzos, alubias), verduras de hojas verdes entre las que tenemos espinaca, acelga, brócoli, soja.

También, son conocidos por su alto contenido de calcio los frutos secos entre los que podemos nombrar las avellanas, almendras, nueces y cacahuates. Al igual que las anchoas, sardinas y salmón en lata o los boquerones pequeños, que se comen hasta las espinas y que son ricos en vitaminas y minerales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *